El Autocontrol

COMO VENCER EL HABITO DE LA MASTURBACION

Quien Persevera Saldrá Victorioso.
Ama la pureza y encontraras la felicidad

El cuerpo que habito no es mío, le pertenece a la divinidad, tiene como finalidad permitirnos vivir en el plano físico. Debo respetarlo y cuidarlo, no lo debo someter a excesos como el trasnocho o la ingesta de substancias embriagantes. El cuerpo físico se debe cuidar procurando nutrirlo con alimentos de buena calidad (frutas frescas, carnes rojas, aves y pescado, evitando el cerdo y los peces sin escamas).

El sexo no es para el placer, nuestros órganos genitales tienen como propósito la procreación de la especie y como instrumentos de amor para llegar a Dios, la unión sexual entre el hombre y la mujer debe ser para amarse buscando un acercamiento con la divinidad.

La práctica de la masturbación se realiza con la única intención de obtener placer, es un acto obsceno que nos desvía de los propósitos para los cuales fueron crearon los órganos genitales. Son muchas las personas que tienen el propósito de abandonar este hábito, pero una y otra vez vuelven a sucumbir al tratar de alcanzar dicho propósito, y es que mientras no seamos conscientes de que el sexo no para obtener placer, jamás lograremos liberarnos de la práctica de la masturbación, la masturbación es un obstáculo que se interpone entre nosotros y Dios. Ama la pureza y encontrarás la felicidad.

Normalmente cuando el ser humano siente un impulso sexual (libido), piensa en satisfacer el deseo sexual bien sea mediante la masturbación a estando con una persona del sexo opuesto, pero en vez de entregarnos al placer sexual, debemos trasmutar dicha sensación en amor a Dios es necesario transformar el deseo en amor a Dios.

Para liberarnos del deseo, podemos transmutar nuestra energía vital de múltiples maneras:

Por supuesto que lograr vencer el deseo sexual no es tarea fácil, no basta con realizar ejercicios de transmutación, debemos pedir mucho a Dios que nos ayude y estar firmemente decididos a abandonar la práctica de la masturbación teniendo presente que en la energía sexual mora la divinidad y que por ello no debemos emplearla para el goce sexual. Cada vez que caemos nos debemos levantar.

La idea no esta en huir de la tentación, puesto que es normal y de esperarse que en algún momento se presenten los impulsos sexuales y con dichos impulsos surge el deseo sexual, en estos momentos debemos estar preparados concientizándonos de que nuestros órganos vitales no se deben utilizar para conseguir placer sexual. Por ningún motivo debemos sucumbir, nos debemos mantener firmes en nuestro propósito de vencer tan terrible vicio. La tentación es nuestro entrenador espiritual, crecemos espiritualmente cuando salimos airosos de una prueba, no habría ningún merito en un santo si las virtudes de su alma las hubiera obtenido sin tener que superar terribles pruebas.

El ser verdaderamente libres de la masturbación nos acerca a Dios. Hoy es el día para romper cadenas, hoy es el día para el compromiso, es el momento indicado para iniciar a creerle a Dios, desechar todo lo que esté contrario a Su Voluntad, y vivir una vida que le honre y agrade con sus actos, lo cual dicho sea de paso, nos pone a nosotros mismos como los primeros y más grandes beneficiados.

Hacer una lista de consecuencias tanto negativas como positivas de lo que le ha dado y da la masturbación. Reflexionar sobre lo momentos en los que más tentado(a) se siente a caer en la masturbación, para así darse cuenta de los pensamientos y sensaciones internas asociadas con la obsesión y la masturbación. Todo esto para poder tener posteriormente un mayor autocontrol sobre los impulsos.

Contacto